design thinking

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es comúnmente conocido cómo “Pensamiento de diseño” se ha venido implementando gradualmente en los últimos años por diferentes empresas, como una forma creativa y disruptiva para crear productos y servicios, que satisfagan las necesidades de un público objetivo de una forma innovadora.

 

Esta metodología está directamente relacionada con la innovación y creatividad, aquello que nos han demostrado marcas cómo (Apple o Google). Por ello, las empresas ahora tienen una necesidad y es crear nuevos modelos y formas de entender los problemas que se enfrentan, no bajo la forma tradicional, sino de nuevos esquemas que los diferencien y los ayuden a destacar dentro de un mercado.

No obstante, esto no es un concepto nuevo, durante muchos años, los diseñadores,

han buscado la forma de crear maravillas y solucionar problemas, pensando de una forma distinta y creativa. Las organizaciones más tradicionales, adoptaban un modelo clásico y no aplicaban esta metodología. Así que algunas empresas en el sector publicitario, cultura y tecnología, estaban mucho más avanzadas y estaban solucionando los problemas de una forma no tradicional.

 

El Design Thinking, más que una forma de crear, es innovar en
cada ámbito posible.

 

Este método, puede ayudar a cualquier empresa o emprendedor a asumir diferentes problemas y desafíos de una forma distinta. Y así centrarse en mejorar los procesos y en atender las necesidades, gustos y expectativas de las personas de la forma más certera posible. Todo esto a través del aprendizaje y fracaso, ya que para llegar a una solución, se debe repetir tantas veces se posible para llegar al resultado deseado.

 

¿Cómo podemos poner en práctica el Design Thinking ?

 

  • Empatizar: el design thinking se caracteriza por ser una fuente de información generada por las personas y que se experimenta en relación a un tema en concreto, que generalmente está relacionado con productos, servicios o la operación del negocio. Para poder empatizar se requiere estar dentro del propio entorno, de modo que se pueda entender las necesidades, problemas y deseos. Podríamos decir, que debemos ponernos en los zapatos del cliente y pensar en pro de sus beneficios y el de la compañía.

 

  • Definir el problema: luego del primer paso, debemos resolver el problema o necesidad, para ello se debe determinar cuáles son las áreas de oportunidad. (Siempre y cuando las haya). Posteriormente, al definir los problemas, se debe establecer sus respectivas soluciones y buscar que sea de la forma más innovadora posible

 

  • Idear las soluciones: para lograr idear soluciones y sean innovadoras , se requiere el aporte de diferentes personas, y en el mejor de los casos, con diferentes labores dentro de la organización. La clave en esta tapa es fomenta la participación y en reconocer que puntos de vistas son válidos. No olvidemos, que las ideas más descabelladas, pueden ser la solución y que muchos pioneros han pasado por ello.

 

  •  Creación de modelos: al llegar a este punto, lo ideal es poder diseñar la solución y hacerla tangible, tener un prototipo físico o digital. Claramente, todo dependerá del tipo de organización e idea. Aquí debemos seguir siendo muy creativos y representar nuestra idea con recursos como videos, animaciones, maquetas, entre otros. La fundamental acá, es poder ir haciendo ajustes graduales en el prototipo, en caso que requiera mejoras y reducción de costos.

 

  • Evaluar y testear los prototipos: finalmente, se logra llegar a la etapa donde el usuario podrá interactuar con el prototipo y en la que es importante poder obtener retroalimentación y así implementar las mejoras necesarias. Sin embargo, si previamente se definió mal la problemática o solución, puede suceder que los usuarios no están nada satisfechos con el prototipo y que debamos devolvernos varios puntos atrás.

 

Conclusiones

 

Todo esto en los casos relacionados con lanzamiento de producto o servicio; aunque el design thinking puede aplicarse a un proceso o mejora interior de una empresa u organización. Este concepto, quizás es nuevo para algunos, pero algunas agencias de publicidad, han venido adoptado esta metodología, con la finalidad de innovar y crear procesos creativos, que satisfagan las necesidades de los clientes, e una forma disruptiva.

Por ello, no olvidemos, que si queremos innovar y marcar la diferencia, el design thinking, lo podemos aplicar en nuestra vida cotidiana, profesional y  laboral. Si te gustó nuestro contenido, suscríbete a nuestro newsletter y conoce más sobre: publicidad, mercadeo, social media, diseño gráfico y emprendimiento.

Autor Vincent’s Santolo

No Comments

Leave a reply