Mala estrategia de mercadeo

¿Mala estrategia de mercadeo?

Una mala estrategia de mercadeo, no es algo de otro mundo. Es muy usual que los marketeros independientes o directores creativos en agencias se encuentren con esta situación: uno de tus colegas o clientes busca asesoría frente a una idea que suena ligeramente interesante, pero el plan de marketing se basa en suposiciones, la oferta que usarán como gancho no es convincente para los clientes y por ende todo parece ir en picada hacia ninguna parte.

Y aunque desde tu punto de vista es obvio que la idea nunca va a dar frutos, ya que se ha invertido tiempo, esfuerzo y recursos en la idea. ¿Generalmente que harías? Muy a menudo, los propietarios de negocios y ejecutivos nos buscan después de haber pasado varios meses y haber invertido miles de dólares en el desarrollo de un sitio web o estrategias de marketing on-line, y por lo general no han conseguido los resultados que desean.

Curiosamente, a pesar de no tener los resultados esperados, las personas siguen invirtiendo su tiempo y su dinero en estas malas estrategias, ¿Cuál es La razón?, científicamente está comprobado que cuando alguien se compromete con una idea y le invierte algo tan valioso como el tiempo y el dinero, inconscientemente cree que está haciendo lo correcto a pesar de no ver los resultados propuestos.

Y por supuesto, cuanto más dinero y energía creativa se gaste desarrollando una estrategia, más convencido estará en que representa el enfoque correcto.

No es un pecado mortal tomar una mala estrategia de mercadeo o una mala decisión en la vida o inclusive en los negocios. Pero, cuando nos cerramos lo suficiente como para no cambiar el enfoque, podemos crear grandes problemas personales y profesionales. Entonces, cómo puede esa persona superar el sesgo de justificación del esfuerzo, que a decir verdad, nos afecta a todos. Aquí hay algunos consejos que creo que pueden ser útiles.

 

Acciones para solventar una mala estrategia de mercadeo

 

1. Reconocer cuando retirarse

La mayoría de las personas, si tienen la capacidad de ser honestas consigo mismas, admitirán que es difícil saber cuándo renunciar a una situación que no sirve; después de todo, creíste lo suficiente en ello como para depositar tus esfuerzos. Lo más seguro es que después de abandonar el barco vas a seguir pensando en que el éxito está a la vuelta de la esquina, con esa estrategia.

A veces, cambiar el enfoque de una estrategia o campaña puede hacer que las cosas salgan bien y justo por ello hacer que sea Pero si se aferra sólo porque ya le invirtió gran esfuerzo, o peor aún, la defendió frente a sus colegas o empleados, entonces hágase un favor y permítase replantear sus palabras para mejorar las cosas.

Puede ser difícil para el orgullo, pero después de hacer será lo mejor. Además, admitir un error es el primer paso para avanzar en una nueva dirección.

 

2. Encontrar una manera más fácil de alcanzar las metas

No todo tiene que ser una tarea enorme. Algunas empresas evitan ejecutar ideas sencillas por miedo a disminuir el valor de su imagen. Se debe tener en cuenta que ejecutar únicamente ideas o estrategias complejas nos puede dejar envueltos en tareas que nos tomarán mucho tiempo y nos darán los mismo resultados que otras más sencillas.

Dicho de otra manera: no es necesario hacer las cosas de la manera más difícil posible, incluso si son acciones que se han ejecutado durante años. Recuerda que está bien aceptar una nueva app, un proveedor capacitado o una plantilla personalizada en ciertas situaciones. Por lo general, abrazar el cambio es una buena estrategia empresarial.

 

3. Obtenga una perspectiva fresca de sus compañeros

Quizás la manera más fácil de combatir el sesgo de la justificación del esfuerzo, es buscar un consejo experto en el área. Si estás trabajando duro y gastando más dinero del que debería, Llegó la hora de aceptar una mano experta.

Alguien con la experiencia suficiente sobre lo que estás tratando de lograr podría ser capaz de decirte con bastante facilidad si es necesario cambiar el enfoque y abandonar la estrategia.

Es difícil admitir que estás siguiendo un camino que no llevará a ningún lugar, sin embargo, si no puede admitir un error cuando realmente necesita seguir adelante, entonces las cosas sólo van a empeorar.

Una mala estrategia de mercadeo, se puede reconocer a tiempo y aplicar cada una de las acciones anteriormente planteadas, para corregir el error y aplicar una nueva estrategia. Si te gustó el contenido, puedes suscribirte en nuestro newsletter.

Por Cristian Maldonado

No Comments

Leave a reply